¿Se quiere fomentar el exterminio de gatos ????

Cómo sabéis, este blog es para mi como una tribuna donde expresar mis opiniones sobre temas varios, principalmente sobre el (pésimo) trato que da nuestra sociedad a los animales.

Esta mañana, salió un artículo en El Diario de Mallorca que motivó en mí un ataque de ira, ampliándose éste a medida que iba leyendo.

http://www.diariodemallorca.es/part-forana/2014/01/30/expertos-alertan-proliferacion-colonias-gatos/907142.html

Maria la Gata, nuestra gran amiga, amante de los gatos, defensora de los animales y responsable de varias colonias que va alimentando, castrando y curando con sus propios (y pequeños) medios económicos escribió una carta que expresa de un modo claro y perfecto mis sentimientos y los de muchísima gente. 

Por lo tanto, y con su permiso, comparto con todos vosotros la carta que escribió, pues me parece perfecta. Sencillamente per-fec-ta:

A la atención de Toni Más y a quien corresponda:

Me tomo la libertad de dirigirme a usted en respuesta al vergonzoso artículo que ha publicado esta misma mañana en el Diario de Mallorca.

Ante la misiva, le diré que lo que realmente supone un peligro para nuestra sociedad y nuestros ecosistemas y fauna es que, gente como ustedes, se encarguen de gestionar las vidas de todos aquellos que tienen la suprema desgracia de caer en sus manos.

¿No siente la más mínima vergüenza de escribir sobre lo que está bien y lo que está mal teniendo en cuenta de que gestiona una de las peores perreras de toda Mallorca? ¿Por qué no dice cuántas denuncias acumulan a fecha de hoy por el estado en el que se encuentran sus instalaciones y “sus” animales? 

Se le debería caer la cara de vergüenza, a ustedes y a las entidades competentes, que un grupo de voluntarias, las cuales, sea dicho ya de paso, nos dejamos la vida, en hacer el trabajo que a ustedes corresponde y que encima cobran por ello. Pero no contentos con eso, se toman la libertad de decir abierta y públicamente la peligrosidad de la proliferación de las colonias felinas.

Pues bien, se acaba de topar con un frente muy fuerte y no sabe cuánto lo va a lamentar. Somos muchas, demasiadas, quienes, con pocos recursos y al margen de un sistema que no nos ampara, si no que nos persigue, hemos sido capaces de organizarnos y autogestionarnos para alimentar, castrar y sanear las colonias que de manera altruista mantenemos, sin la ayuda de nadie.

Llevo muchos, muchos años gestionando colonias felinas, quizás muchos más de los que ustedes llevan en sus cargos, y no consentiré jamás que nadie se atreva a pisar la labor altruista y bien hecha que se lleva a cabo en el bienestar de los felinos salvajes. Me toca un pie que sean biólogos o veterinarios.

Iremos a los medios, saldremos a la calle y su nota de prensa no quedará sin respuesta. Que la gente sepa qué tipo de entidades pagadas con NUESTRO dinero se encarga de divulgar este tipo de informaciones que perjudican a un colectivo tan vulnerable como lo es el de los gatos callejeros y a las personas que cuidamos de ellos.

No les basta con el dolor que encierran sus jaulas que ahora quieren expandirse y ganar terreno ajeno.

Suerte, porque a partir de ahora la va a necesitar.

Que conste que Maria la Gata no está sola, ni mucho menos… Somos legión…

Adiós Pequeño Beau

A medio día, cruzó el Arco Iris un perrito muy querido llamado Beau quien pasó los 17 años de su vida junto a su Humana.

17 años… Beau era la memoria de los eventos del pasado, de las alegrías y de las penas, y del tiempo que vuela… Era el vivo recuerdo de los que se fueron, de la familia que ya no está…

Era un perrito muy especial, de estos a quienes no les gusta estar en el regazo de su Humana, sino solo estar en su vida.

Comparto la infinita pena de mi amiga. Sé, y los que han tenido compañeros peludos también lo saben, lo difícil que es separarse de ellos.

Beau ya no era el mismo… Ya no quería salir de paseo, ya no podía caminar bien ni mantenerse erguido…
Para su Humana, verle así fue doloroso, y más difícil todavía fue tener que tomar la decisión de dejarle irse…

Todos somos iguales… No queremos que nos dejen, y peor es cuando nuestros amigos han permanecido siempre a nuestro lado en las buenas y en las malas…

Por qué ellos son así, nos quieren sin más, nos quieren cuando estamos hundidos, cuando estamos felices, cuando estamos sucios, si somos ricos o pobres… Nos quieren, sencillamente eso…

Esta mañana, Beau ya tenía la mirada fijada en los prados que se vislumbran cuando se está a punto de cruzar el arco iris. Él ya había vivido su vida aquí… Y le tocaba irse.

Se durmió para siempre arropado por el amor de su Humana, igual que había vivido. El amor no le dejó en ningún momento.

Su Humana tomó la más dura decisión: dejarle ir, ayudarle a cruzar el puente.

En la otra orilla le esperan Humanos y animales a los que él conoce. Beau ahora ya es un ángel, ahora ya no sufre.

Siento mucha pena hoy. No por Beau pues sé que está bien, sino por su Humana…

Si Beau hubiese podido hablar, estoy segura que le hubiese dicho a su querida Humana que no llore demasiado, y que su trabajo aquí no ha acabado. Que Ella es una rescatadora de animales, y que muchos aquí la necesitan y la esperan.

Siento mucha pena, pero también admiro la valiente Humana que supo lo qué tenía que hacer, a pesar del dolor.

No llores, Renée, Beau está feliz. Ya sabes que cuando se acabe nuestro viaje por esta tierra, los volveremos a ver…

Hasta entonces, toca continuar el periplo…

Beau

La desastrosa perrera de Calviá

En la noche del 31 de diciembre, la perrita Huellas se escapó de su casa, asustada por petardos y cohetes como la mayoría de sus congéneres.

Un vecino de Calviá se la encontró, e hizo lo que tiene que hacer un ciudadano concienciado:

Llamó a la Policía Municipal quien contactó con el funcionario de permanencia de la perrera municipal de Calviá. Este individuo fue a recoger a la perrita de las manos del vecino que la había encontrado para llevársela acto seguida a la perrera.

Una vez llegado allí, el mencionado empleado de permanencia (a todas luces molesto por tener que trabajar en Nochevieja) puso a Huellas en una jaula en la que ya se encontraban 3 perros de gran tamaño, y eso, a pesar de tener 2 jaulas vacías justo al lado.

La semana anterior, un perrito de pequeño tamaño sobrevivió milagrosamente al ataque de estos 3 perros. Todos los empleados lo sabían, pues el animal fue llevado al veterinario gracias a la pericia de los voluntarios de la protectora vecina.

Bien… El empleado municipal de permanencia en Nochevieja también lo sabía.

Ahora os peguntaréis por qué rayos metió a una perrita de tamaño pequeño en la misma jaula que 3 perracos que ya habían casi destrozado a otro pequeñajo…

Yo os lo diré:

A este personaje, no le hacía gracia trabajar en Nochevieja. Él también quería tirar cohetes, también quería hincharse a cava y gambas, y eso de tener que estar de permanencia en caso de que se le traiga un perro extraviado le cabreó…

Tanto cabreo llevaba, que, al llegar Huellas a la perrera, la echó sin miramientos a la jaula de los 3 territoriales perros.

La tiró en la jaula ya ocupada, a pesar de tener a su disposición 2 jaulas vacías…..

Yo defino esta actitud como sádica pues sabía qué ocurriría… Sabía que la perrita no pasaría la noche y que moriría bajo los ataques de los 3 perracos.

Sabía que Huellas iba a morir, pero aún así, la echó a “los leones”…

Imaginaros las molestias que se tuvo que tomar para poder disfrutar de su “espectáculo” privado de Nochevieja:

  • Abrir la puerta de la jaula, luchando para que los 3 grandullones no se escaqueen por la puerta, quizá apartándolos a patadas de la salida, mientras agarraba a Huellas por la soga que (imagino) le habría puesto al cuello.
  • Soltar a una asustadísima Huellas a sus verdugos, quitarle la soga, y cerrar la puerta a toda pastilla para que ninguno de los perros saliera… 

Se tomó esas molestias, a pesar de tener 2 jaulas vacías. 2 JAULAS VACÍAS.

Poner a Huellas en una de estas jaulas libres significaba:

  • Abrir la puerta de la jaula y meter a Huellas dentro
  • Cerrar la puerta de la jaula con Huellas dentro 

El problema, es que este mundo está lleno de catetos ignorantes, y peor aún, de capullos sádicos.

No me digáis que al personaje ése no le mola el sufrimiento ajeno.

Debió de tirar a Huellas sin miramientos con el pensamiento que al menos, él no sería el único a quien se le habría “jodido” la velada de Nochevieja. Incluso debió de sonreír a la idea de la ejecución a la que asistiría… 

Ahora, paso a darles mi opinión a este “funcionario” así como a los demás “funcionarios” que le seleccionaron para el puesto.

Quisiera recordarles a los empleados municipales de la perrera que:

  • Sus sueldos proceden de NUESTROS impuestos
  • No por ser empleado municipal se puede actuar de “cacique”
  • Y sobre todo, en el caso de la perrera de Calviá, su gestión se denunció en más de una ocasión.

De hecho, se recogieron (y registraron en el Ayuntamiento) más de 4.000 firmas, se mantuvieron reuniones, donde la municipalidad consiguió dar largas alardeando de su deseo de negociar y de colaborar….

Lo que pasa aquí, es que en cualquier municipio del qué podamos hablar, nos topamos con personas que ejercen de “Señores dueños de sus feudos” empezando por los Alcaldes que suelen hacer lo que les da la gana, o más bien, que dejan total libertad de actuación a los “barones” que les sirven de Regidores de Medio Ambiente, o de Urbanismo o de Sanidad o de cualquier departamento del que esté provisto el Ayuntamiento. 

Me parece que el Alcalde de Calviá se olvida de las próximas elecciones municipales… Y de que uno no es nombrado Alcalde ad vitam eternam….

Dado que una Servidora no tiene interés en las cosas políticas, no suele abogar por un partido u otro…

Pero a Servidora, le parece que 2015 se acerca a velocidad relámpago y que se hará un placer de escribir en contra de quienes permiten muertes sádicas e intencionadas como la de Huellas en su municipio. 

En este blog, siempre escribo la verdad, bien relatando hechos concretos, bien dando mi opinión personal acerca de alguna noticia que me haya sulfurado… 

En el caso de la perrera de Calviá y de la muerte de la perrita Huellas, os quiero recordar una cosa:

Una perrera MUNICIPAL está aquí para prestar servicio a los ciudadanos de su municipio. Lo que significa recoger a un animal vagabundo permitiendo a su propietario encontrarlo de manera muy fácil y rápida y EN BUEN ESTADO pues es de los ciudadanos (incluyendo el dueño del animal extraviado) que provienen los fondos del municipio y por ende, los fondos de la perrera… 

Adjunto la foto del artículo “Denuncian las condiciones de la Perrera de Calviá”, página 15 del periódico “El Mundo” del sábado 11 de enero, donde se expone el caso de la perrita Huellas.

Imagen

En qué mierda de mundo vivimos???

Estoy hasta los huevos de esa gente que abandona, maltrata y mata impunemente a cuantos animales como les da la gana…

Las perreras están llenas – no, lo siguiente – llenísimas. Animales que llegan en los huesos, después de haber pasado su vida pariendo, en el caso de las hembras, y atados a una cadena en caso de los machos… Cuando no se unen las 2 condiciones.

Te vas a la perrera para sacar un perro, con la firme intención de salvar al menos a uno del sacrificio, y mientras esperas tu turno, en la oficina, oyes a personas lloriqueando que tienen que deshacerse del perro, por qué ha llegado un bebé, por qué el perro es mayor, por qué ya no sirve para cazar, aunque en el caso de los cazadores, el perro que llega “sano y salvo” a la perrera ha tenido suerte.

Sí, suerte… Suerte de no haber acabado colgando de un árbol, con las patas traseras a 5 centímetros del suelo, luchando por sobrevivir a la crueldad del que fuera su “amo”….

Gentuza de mierda….

Escoria, despojo de la humanidad, que se creen superiores, cuando dejan a su suerte a una perra todavía joven pero con el cuerpo cansado de parir, con la mirada desesperada y con el corazón oscuro, que no sabe ni lo que es una manta, una caricia o una dulce palabra.

Por culpa de esa bazofia de la humanidad, Amy, la dulce, cansada y tierna Amy, no tuvo la fuerza de esperar hasta el viernes, exhaló su último aliento en una fría jaula, sola, como siempre lo estuvo, justo cuando alguien, su ángel humano, la iba a sacar.

Amy dejo este mundo donde solo conoció dolor y pena, sin haber probado el calor del hogar que la esperaba, la dulce mano de su rescatadora, y las suaves palabras que infunden esperanzas a los olvidados de la vida.

La semana anterior, un pequeño, un cachorro, murió también solo, dejó este mundo sin haber siquiera empezado a vivir…

Humanos… Sí, Humanos que se creen la panacea de la creación, pero que no tienen ni el más mínimo rastro de “humanidad”, asquerosos mierdas que descuartizan animales y los tiran en bolsas de plástico, aquí mismo, en Mallorca…

Pero ya me diréis, ¿qué podemos esperar de una sociedad que libera a terroristas, a violadores y asesinos? ¿Qué podemos esperar de unos legisladores que crean “doctrinas Parrot” para dejar sueltos a abyectos seres que quitaron vidas a mansalva y que consiguen clemencia para la suya???

¿Qué hemos hecho? En qué nos hemos convertido????

ImagenImagen