Corridas, Políticos, y Fundación Natura Parc: Mis temas de hoy:

Los que me conocéis sabéis más o menos cómo soy, y los demás, pues quizás leyendo lo que escribo, tanto por aquí como en facebook, os podáis hacer una idea de mi personalidad.

Como todo el mundo tengo mis defectos y mis cualidades, y tengo la suerte de conocer a muchas personas fantásticas con las que compartir mi amor por los animales.

En este aspecto, considero que las redes sociales son una maravillosa herramienta para poder informar, compartir casos concretos, e implicar a más gente en las luchas diarias de los amantes de los animales.

Suelo decir las cosas como las veo, lo que digo es lo que soy… Quiero decir que soy una persona sincera, lo que se ve de mí, es lo que hay, no hay nada escondido en la sombra de mi corazón (Uuuuyyyy el final de la frase es mi tributo personal a las novelas policiacas que tanto me gustan). 

Esta mañana, leí con mucho gusto el post que escribió un señor que no conozco acerca del alcalde de Inca. Es sincero, directo, y no da 100 vueltas para llegar al asunto. 

Y el asunto en cuestión es el siguiente: 

Resulta que en una foto tomada en un reciente día de corrida, se ve al alcalde de Inca enseñando el dedo corazón en toda su esplendor en dirección (supongo) de los antitaurinos manifestando delante de la plaza de toros.

Pues a mí me resulta patético, indigno de un personaje político, y de una grosería tremenda, el hecho de permitirse estos gestos insultantes contra gente que expresa su indignación y que te paga el sueldo. 

Así que vayamos por puntos: 

1/ Estamos en crisis, hay recortes por todo, no se subvenciona la educación (pero sí la caza en menores de 8 años), se recorta en el ámbito sanitario, PEEEEERO, hay corridas… 

2/ Las corridas no son ni arte, ni cultura, porque hasta donde yo sé, ni la cultura ni el arte se practican torturando un ser vivo, y disfrutando de ello. Para quien no lo sepa, disfrutar del dolor ajeno se llama sadismo. 

3/ Que yo recuerde, los que pusieron en marcha el sangriento tema de las “plazas” fueron los romanos, con sus juegos de circo. ¿Hay alguien por aquí que considere Arte o Cultura el hecho de enfrentar gladiadores, disidentes y/o prisioneros con animales salvajes mantenidos hambrientos para el “espectáculo”? Con total certeza, los romanos decían de sus Juegos que eran cultura…. 

Total, si bien nunca me intereso por la política pues a mi parecer hoy en día, política es sinónimo de trapicheos y sobornos, considero que un personaje político tiene que mantener siempre la compostura, que para algo se le vota… Y últimamente, la cosa se resume a “periódico que abres, político que cae”… Sin hablar de nuestro estimado Conseller sacándose fotos con testículos por monta, y ahora del alcalde de una de las ciudades más importantes de Mallorca enseñando su dedo corazón tal estrella huyendo de los paparazzis… 

Pero bueno, me he desviado de mi tema de hoy…. Empecé esto diciendo que lo que se ve de mí, es lo que hay. No obstante tengo un rasgo de carácter que, cuanto más mayor me haga, más considero un defecto… Soy lo que se dice “diplomática”. Fue un tiempo en que lo consideraba una cualidad, pues eso hace que no pierda los modales y que me exprese siempre con educación. Ahora esto de ser diplomática se me antoja más como un defecto, pues me doy cuenta de que si pides las cosas con educación, nadie te hace caso. Hay que ponerse borde para conseguir llamar la atención… Esto no me va nada, pero nada de nada… 

Un ejemplo concreto: la semana pasada, envié un mail muy educado a la Fundación Natura Parc, para preguntar cómo iba el tema del voluntariado, si ya habían arreglado los caniles y cambiado los bebederos, en fin, para preguntar cómo estaba el tema con la finalidad de informar a todos los que me van preguntando si tengo noticias.

Pues ¿os podéis creer que todavía no tengo respuesta? Y claro, dado que soy buena niña, no pensé ni por asomo que podrían no contestarme…

Por otro lado, la falta de respuesta solo podría significar una cosa: malestar ante una pregunta a la que no se puede contestar favorablemente pues ningún cambio está previsto… 

Esperemos que no sea así…

Anuncios

Un día de perros (¿lo pilláis?)

Hoy he pensado que os podría contar un poco cómo es mi vida personal. 

Tengo una vida de las que se llaman rutinarias. Mi marido se levanta sobre las 6:30, yo, sobre las 7:00 y nos vamos a trabajar, aunque Nico suele salir de casa sobre las 7:10…Por mi parte, empiezo el trabajo a las 9:00.

Durante 10 meses del año, trabajo de 9 a 19:00 y los meses de julio y agosto, pues acabo a las 15 horas.

Y este horario veraniego es la razón de mi historia de hoy… Os cuento: normalmente, es mi marido quien llega a casa primero, pero estos días de verano, soy yo la primera en llegar debido a mi “salida-estampida-a-toda-pastilla” del trabajo. Es qué, ¿qué queréis que os diga?! Esto de acabar a las 3, ¡mola un montón! 

El caso es que, al llegar a mi calle, ya oigo a mis fieras ladrar como locas pues ya me han olido u oído o qué-sé-yo… Y, cuando abro la puerta de casa, ellos también salen en manada-estampida- para asegurarse el primer puesto en mi regazo.

Abajo, en la salita, están Ficelle (o mejor dicho: la Morcillita), Chaussette, Boomer, Plume, Marcel y Dollie ; y arriba, Lluna, Maya y Séneca duermen en nuestra habitación (y no hablo de los gatos Luci y Don Pinpón, que se quedan en la otra habitación, hasta que los 33 bichos de cola larga hayan dejado el campo libre).

Total, mientras escribo esto, sigo en estado de “pasmación total” (sí, sí,  lo sé, no existe la palabra “pasmación” pero a veces invento palabras que describen con claridad mi estado, y de todos modos, a lo mejor soy una precursora, voy haciendo neologismos…). Por qué hoy, cuando llegué y abrí la puerta, no hubo ni estampida, ni ladridos (felices) ni saltos de alegría, ni nada…¡NADA!

Ante esta inusitada situación, quitando el hecho de haberme quedado sin habla, mi reacción, ahora que lo cuento, quizá haya sido un poquito rara…

Tendríais que haberme visto, mirando por todo, buscando huellas ensangrentadas (en el caso de que una pelea fuera la razón de tal recibimiento), quedándome más anonada si fuera posible al comprobar que ni siquiera rompieron la bolsa de basura que me olvidé sacar al irme… 

Y ahora, tal y como os decía, no se me pasa el asombro al verlos todos tumbaditos entre sol y sombra, sin escuchar nada más que las cigarras del campo que linda mi casita…

No tengo ni idea de lo que les ha podido pasar… ¿Qué habrá sucedido hoy para que estén tan tranquilos??

No les puse “diazepam” en la comida, no eché ninguna bronca antes de irme y, por lo visto, no hubo pelea…

Por lo tanto, estoy barajando varias opciones para explicar semejante (y repentino) calma… 

¿Las flores de Bach que pongo en el agua para Marcel (raterito neurótico), y las otras flores de Bach que echo en el agua para Séneca (Viejo peleón, en la habitación) habrán calmado a la jauría??? 

La segunda opción que se me ocurre me parece más que descabellada, pero da igual, yo, a lo mío, lo plasmo por escrito: al cerrar la puerta de casa con llave esta mañana, mi última mirada fue (igual que siempre) para mis perros acurrucados en el sofá…. Hasta que mis ojos se toparon con una enOOOOOrme cucaracha con complejo de camaleón que trataba (sin éxito debido a mi aguda mirada) de confundirse con una de las vigas del techo.

Oigan, esto es una cosa que no puedo explicar… Tengo fobia a las arañas, y salgo chillando como una loca en cuanto veo a una cucaracha (no os contaré el episodio “2 cucarachas y una humana en la ducha”, por la vergüenza que siento cuando pienso que salí disparada del cuarto de baño para “aterrizar” en pelotas en medio de mi salón… menos mal que no teníamos ningún invitado en aquel momento).

De verdad que no lo entiendo, debe de ser un miedo de éstos primitivos porque estos bichos son los únicos que consiguen subirme las pulsaciones cardiácas a 300 (vale, es un decir…). 

A lo que iba… Como no tenía tiempo (ni ganas) de volver a entrar, de coger la zapatilla de mi marido (una talla 44 basta y sobra para aplastar a cualquier indeseado bicho), pues me fui con el corazón en un puño (si es que soy tonta de remate) por culpa de la dichosa cucaracha. 

¿Puede ser que la jauría haya notado mi angustia de volver a toparme con el maldito bicho nada más llegar a casa y por ello se hayan quedado en silencio? 

Mmmmm, no sé… ¿Qué creéis?

Imagen

The story of Petit

Once upon a time there was a Tiny Doggie living in Palma de Mallorca whose owner didn´t love him enough to take him with him when he moved house. 

This man’s nephew, who didn’t know much about dogs decided to share an advert in a Majorcan second hand group, offering Tiny Doggie to the first one who would want him. 

And what had to happen happened: As I am a great fan of this group (always looking for nice-and cheap stuff) I saw the advert. 

This picture, showing Tiny Doggie huddled in a big armchair with a sad expression touched my heart and I decided to go for him, to avoid him falling into the wrong hands. 

I have the chance to be part of a fantastic friends group, as kind-hearted as I am,…

And, of course, Tiny Doggie had a foster home even before going to pick him up. 

But, before leaving him in the loving hands of his Foster mum, I had to pick Tiny Doggie up. 

So, I left straight away and picked Tiny Doggie up. 

With a job well done sensation I drove to my friend Renée’s, the famous Foster mum… 

Tiny Doggie is gorgeous, And Young!!! He is 10 months old and he´s shy and very loving. He has everything to make you fall in love at first sight… 

But while driving, I realized that I couldn´t bring Tiny Doggie to Renée’s place without any collar, any lead, well, without anything. Furthermore, with the four-legged “troupe” sharing Renée’s life, I thought it was essential (and IT WAS) to spot him with a flea pipette, to avoid any unwelcome bugs entering Renée’s home. 

And here is when things get complicated… Just when I swept over a lock of Tiny Doggie’s hair, I realized he had flea infestation (including eggs)

That’s why Renée offered her double sink to wash Tiny Doggie before introducing him to the troupe. 

I have never seen such a flea infestation (on a 1.8 kg animal) in my life… We spent 2 hours rubbing Tiny Doggie with olive oil (it makes the fleas slip down), giving him 3 consecutive shampoos and finished the job picking every dead flea from his fur with tweezers. 

I think it was worth seeing both of us, leaning over the sink, putting Tiny Doggie to soak from one bowl to the other one and ranting against the disgraceful owner who let his dog get so dirty. 

After a visit at the “troupe’s” vet, we were told that Tiny Doggie was suffering from serious anemia, and it was to be expected due to all the fleas sucking his blood.

Now, Tiny Doggie is learning what real life is. He is living in a home where he is loved and cared, and where all will be done for his wellbeing, until the moment we find a fantastic adopter, someone who will love Tiny Doggie for what he is: A pure-hearted little angel. 

By the way, Tiny Doggie now has a name…. We call him Petit…

Imagen

Sodoma, Gomorra… y Magalluf???

Hace tiempo, una amiga mía me comentaba lo difícil que era vivir o trabajar en Magalluf (Calviá).

Ella fue la instigadora de una petición online, para recoger firmas a fines de demostrar lo harto que están los comerciantes con la criminalidad en su zona.

Lo cierto, es que hay mucha prostitución, pero este no es el peor problema de Magaluf…

El problema más importante es que las chicas que se dedican a la prostitución encuentran más beneficioso –y eficiente- el robar a los turistas medio ebrios que pasean por la zona (haciendo uso de violencia, por supuesto) que esperar tranquilamente a que un cliente contrate sus servicios.

Dicho esto, también me pregunto qué podría empujar los chicos que vienen de borrachera vacacional a pagar por unos servicios que las mismas chicas (que también vienen de borrachera vacacional) les proporcionan “for free”.

La verdad, Magalluf es un pueblo al que nunca voy, primero porque es una estación turística dedicada por completa a los visitantes ingleses, y segundo, porque desde que vengo a Mallorca todos mis familiares mallorquines me instan a NO ir.

Cuando era joven, sí, una vez fui al BCM con mi prima, de esto hace 20 años y ya en aquellos tiempos el ambiente me resultó pesado…

Ahora, la cosa es todavía muy distinta… Tengo una amiga que vive y tiene su comercio en Magaluf, y la verdad, cada vez que me paso a saludarla, lo hago durante el día… Al dejar aparcado mi coche, suelo toparme con unos cuantos jóvenes ya ebrios perdidos a la una del medio día. De hecho, muchas veces pensé que no quisiera ver el estado en el que llegan a la una de la mañana… Si es que llegan…

Al principio de vivir en Mallorca, me parecían raros estos artículos que exponían los casos de jóvenes que se caían de los balcones de sus hoteles… Como digo siempre, soy bastante ingenua, y me resultaba incomprensible el hecho de caerse del balcón de su habitación.

Más adelante, entendí que eso ocurría porque el pasatiempo de moda era de ir de habitación en habitación, pasando por los balcones (se dice “balconing”). Lo que pasa, es que esto, uno lo puede hacer (aunque sea MUY arriesgado) cuando es sobrio y goza de todos sus reflejos… Pero cuando uno está borracho perdido… pues pasa lo que pasa, se caen… Y se matan… Pero da igual, ellos, a lo que iban, beber, beber y beber…

En fin, todo esto para contaros que el otro día (porqué cuando llegué, era de día), fui a casa de mi amiga, y volví a coger el coche sobre las 11:30 – 12 de la noche. Os aseguro que salir de Magalluf fue para mí un calvario…

Hay momentos en mi vida en los que deploro el hecho de no ser un pulpo, así tendría 8 brazos que me vendrían de perla en según qué momentos de mi vida, pues ¿os podéis creer que el sábado, deploré no ser araña para tener sus 8 ojos????

En serio, para conducir en medio de Magalluf pasadas las 9 de la noche, tienes que tener:

1/ Ojos alrededor de toooooda la cabeza, lo cual te evitaría estos sustos proporcionados por tíos completamente desmontados saliendo de la nada y cayéndose de bruces delante de tu coche.

2/ Un coche tipo 4 por 4 por que al menos así, les será más difícil abollártelo y si atropellas alguien, quizá apenas lo notes (lo último es ironía)

3/ unos frenos dotados de ABS, de asistencia a frenado y no sé qué tecnología más lo cual te permite pararte en seco cuando algún borracho se cae vomitando delante de tu para-choques. Obviamente, el ABS es ab-so-lu-ta-men-te imprescindible, pues evita que tus ruedas se bloqueen cuando pegas un frenazo sobre un charco de vomito para evitar al tío que lo “depositó”….

En serio, ¿os parece esto una buena imagen para Mallorca? ¿Cómo es que las autoridades permiten estos desbordamientos? Por mucho que me digan que cuando más se habla de este tema, más publicidad se hace, más fomentamos la llegada de este tipo de turistas…

Yo me pregunto una cosa muy sencilla: ¿Cómo es que se les permite aquí lo que las autoridades de su país no autorizarían?

¿Cómo es que se hacen campañas contra el “botellón” cuando a Magalluf, el “botellón” es gigante y permanente???

Mirad, os dejo aquí un vídeo que todavía no he visionado (lo miraré más tarde) pero al parecer, refleja exactamente lo que os estaba contando….

http://www.youtube.com/watch?v=qYuy0sqeGC4&feature=share

Como hacer de su vida un caos

Hoy me he levantado desanimada, de estoy días que amaneces con asco a todo. No sé muy bien el porqué de este estado, pero lo cierto es que, como diría mi amiga Yolanda, estoy “chof”. 

Y me preguntaréis “Qué es esto de estar chof?”

Pensadlo bien, seguro que hubo una mañana en que vosotros también amanecisteis “chof”.

Como si durante la noche, mientras dormíais, alguien os hubiese vaciado de ánimo, de fuerzas y de ganas de pelear…. 

Pues eso, esta mañana estoy “chof”… 

Dado que no tengo a nadie de quien amargar la vida contándole mis desavenencias, he decidido plasmar mi estado chof en la página blanca – o mejor dicho en la pantalla blanca de mi ordenador. 

Para empezar, diréis que sí, tengo a alguien a quien contar mis estados de ánimo pues estoy felizmente casada… Pero, vamos a ver, por muy unido que estemos, un hombre, aunque sea tu marido, nunca deja de ser un hombre… Y mi querido esposo no entiende muy bien qué es eso de estar “chof”. Porque claro, él es muy equilibrado, y mucho menos estresado que yo…. 

Total, que he amanecido asqueada de todo… El coche que se ha roto 3 veces en los últimos 2 meses dejándonos la cuenta bancaria en rojo fluorescente (ya lo sé, no existe el rojo fluorescente, pero es un decir), Séneca que casi me mata a mi pequeño Marcel en la última (y más impresionante) pelea que hayan tenido estos dos, el trabajo (vale, todavía tengo uno) que me da mucho que pensar, debido a qué hemos perdido contratos importantes y que muchas veces esto conlleva reducción de plantilla… 

Y, como no podía ser menos, pues dado que estaba “chof” esta mañana, Plume (una de mis perritas) no tuvo mejor idea que enganchar su patita no sé donde, arrancándose así una uña….

Así que a buenas horas de la mañana, estaba fregando la huella ensangrentada de Plume por toda la casa. 

Mira tú, si cuando vas fregando huellas, te das cuenta de la cantidad de idas y venidas en las escaleras – en el patio- en la salita – en el sofá -en las escaleras – en el patio – en la salita – en el sofá que hace un perro. Y cuando me da por multiplicarlo por nueve (perros), casi me da un yuyú… 

Y como soy una “madre” entregada, pues ya me veis poniendo betadine y venda en la patita en cuestión, bajo la atenta mirada de Plume, que no tenía bien claro qué era lo que hacía, pero a quien ser el centro de atención le gustó mucho. Ella por lo menos, no está “chof”… 

Y, después de haber fregado, pues una se tiene que ir a trabajar, subiéndose a un coche del que por enésima vez, se enciende un piloto de avería…. 

Total, que mientras escribo esto, pues me estoy haciendo mi auto-terapia, y con certeza acabaré este post menos “chof” de lo que lo empecé. Esto es lo bueno que tiene la escritura! 

Por otro lado, no debería estar “chof”. NUNCA. Porque tengo un marido que me hace feliz, porque tengo 9 perros que me dan mucho amor, porque estoy bien de salud, y porque tengo un trabajo y un techo donde vivir. 

Pero, al ser humana, una se viene abajo por tonterías, y necesita escribir tooooda esta página para darse cuenta que, al fin y al cabo, no hay nada que merezca preocuparse demasiado….

La historia de Petit

Erase una vez un Perrito Diminuto que vivía en Palma de Mallorca con un dueño que tuvo que trasladarse y que no lo quería lo bastante como para llevárselo. 

La sobrina de este señor, que tampoco entendía mucho de perros, decidió poner un anuncio en un grupo mallorquín de segunda mano, ofreciendo regalar al perrito al primero que lo quisiera. 

Y ocurrió lo que debía ocurrir: Servidora siendo una asidua de dicho grupo, (pues está siempre en busca de cosas BBB – buenas, bonitas y baratas) se topó con aquel anuncio. 

Aquella foto de un perrito diminuto acurrucado en una butaca con una mirada triste le toco tanto el corazón que decidió ir a por él para evitar que cayera en malas manos. 

Servidora cuenta con un buen grupo de amigas que también son de corazón tierno….y claro, consiguió una buena casa de acogida para aquel pequeñín en seguida…Antes siquiera de tener al animalito. 

Pero antes de llevarlo con su mami de acogida, había que ir a recoger a Perrito Diminuto… 

En un plis se arregló la cosa, cogí el coche, me fui pitando a Palma, y me hice con el perrito…. 

Con la felicidad que conlleva una labor bien hecha, y con Diminuto Perrito bajo el brazo, me fui directo a casa de mi amiga Renée, la famosa “mami de acogida”…. 

Perrito Diminuto es precioso, y joven! Tiene 10 mesecitos, y es tímido y dulce… Lo tiene todo para enamorar a cualquiera a primera vista… 

Mientras iba conduciendo, me percaté de que no podía traer al perrito a Renée así: sin correa, sin collar, en fin, sin nada… Además, con la tropita de 4 patas que comparte su vida, decidí que era imprescindible (y es que lo era) comprarle una pipeta para las pulgas, para asegurarme que ningún bichillo indeseado entrase en casa de mi amiga. 

Y aquí se complica la cosa… Después de levantar un “mechón” de pelo de Perrito Diminuto, me di cuenta de que llevaba a cuestas un “hormiguero” de pulgas, con huevos incluidos… 

Así que, en urgencia, Renée ofreció su fregadero para lavar a Perrito Diminuto antes de presentarlo a la tropita. 

Pues hasta ahora, nunca había visto semejante invasión de pulgas (en un animal que pesa 1,8 kilos)… Pasamos 2 horas embadurnando Perrito Diminuto en aceite de Oliva (esto hizo que las pulgas resbalaran al agua, jeje), dándole 3 champús seguidos, y acabando la faena quitando las pulgas muertas de su pelaje con unas pinzas de depilar…. 

Era una escena digna de ver, creo yo… Las dos, agachadas sobre los 2 senos del fregadero, poniendo a Perrito Diminuto en remojo en un lado y en otro, y despotricando contra el impresentable que dejó a su perro llegar a tal estado…. 

Después de una visita al veterinario de la Tropita, supimos que Perrito Diminuto padecía una anemia muy fuerte, y no es de extrañar, con tantos bichos chupándole la sangre…. 

Ahora, Perrito Diminuto está aprendiendo lo que es la verdadera vida… Está en una casa donde se le mima, se le quiere y se hará todo por él, hasta que se encuentre un adoptante en condiciones, una persona que querrá a Perrito Diminuto por lo que es: Un angelito de corazón puro. 

Y por cierto, Perrito Diminuto ya tiene nombre… Ahora se llama Petit….

ImagenImagen

Mi viejo Séneca…

Hace un año y medio, convencí a mi marido (pobrecito mío) para adoptar a un perrete viejo con la idea que pasara el resto de su vida con nosotros, en lugar de en un refugio.

Fue entonces cuando conocí a Pilar y al refugio de Esporles. Y fue entonces también que conocí a Séneca.

Séneca es un perro mayor, con leishmaniosis, algunos que otros reumas y, la verdad, no es especialmente guapo, con sus orejas mordidas y su cara llena de cicatrices. 

Era un perro que rescataron, con varios más, de una señora con síndrome de Noé (esta gente que en lugar de acumular basura acumula perros).

No sé mucho de su vida anterior, pero deduzco que siempre se las apañó sólo, que se peleó mucho, y que nunca había conocido un hogar de verdad.

No llegamos a castrarlo, debido a su edad y a su enfermedad… El miedo a la anestesia pudo conmigo…. 

Sí. Séneca llegó hace un año y medio a casa, y nos enamoramos él y yo. Es un perro entrañable, fuerte, seguro de sí mismo y muy, pero que muy cariñoso. Lo quiero mucho, y cuando me mira con sus ojos de “pasmado”, me derrito….

 

El problema, es que su carácter fuerte y “machote” hace que no aguanta a mi pequeño Marcel… Marcel es un raterito neurótico (por así decirlo) que sacamos de Son Reus hace un poco más de 2 años. 

Marcel es inseguro, miedoso, y muy, pero que muy, “chillador”. Esta palabra inventada es idónea para él. Os explico: Si quieres ponerle un arnés, un collar, o cepillarlo, o cualquier cosa que implique cogerlo en brazos para inmovilizarlo, pues Marcel se mea encima. No le gusta salir de paseo, porque se asusta. Está feliz en casa, en el patio, con su mejor amiga, nuestra perrita Plume (a la que, por cierto, tampoco le gusta salir…).

Vamos, Séneca y Marcel son el día y la noche…. Y Séneca, usando de su fuerza arrolladora, lo sacudió varias veces… Pero el lunes pasado, creí de veras que lo mataba… No conseguía que Séneca soltara al pequeño, lo tenía cogido del cuello, sacudiéndolo como una muñeca de trapo, y casi, casi lo mata. Pasé un miedo atroz, Marcel también, y no quiero que vuelva a ocurrir eso NUNCA MÁS…. 

Por ello, hablé con Pilar, y decidimos que había que intentar la castración y darle un tratamiento químico, empezando en el mismo tiempo la aromaterapia. 

Así que mañana, operan a mi viejo, y tengo miedo de que no se despierte… Es un perro fuerte y duro, pero su corazón es muy dulce y nos ha robado el nuestro cuando llegó a casa. 

Será de Séneca lo que quiera la vida, espero poder verle despierto y feliz después de la operación. Espero también que la cosa mejore, porque tengo tanto miedo que le haga daño a Marcel… Si pasara algo, no me lo perdonaría…Imagen 

Mañana os daré noticias de mi viejo Séneca… Espero que sean buenas…