Papa

Hoy es un día de estos que llamamos tontos… Ya sabéis, estos días en los que una se siente rara, o piensa un poco en lo que la ha llevado a recorrer el camino que ha recorrido hasta hoy…

Estos días de septiembre siempre me recuerdan a mi padre, porque era su cumpleaños, y también el mes de su partida al otro lado…

Mi padre, con el que tuve broncas impresionantes, por eso de tener caracteres opuestos, y quizá por haber crecido en culturas distintas…

Él era un español chapado a la antigua, nacido en un uno de estos pueblos perdidos por el monte, era un hombre con muchos defectos, pero por encima de todo, tenía un corazón de oro. Era generoso, y humano…

De él, y también de mi madre, aprendí lo importante que es dar y compartir, aunque no tengas mucho. Aprendí lo importante que es respectar la vida, lo importante que es proteger el medio ambiente, y lo importante que es estar en harmonía con la naturaleza.

Mi padre solía hablar de su juventud aquí en Mallorca, cuando se iba de caza con su hermano por el monte, en lo que ahora se llama “La Mola” en Andratx…

Solía arrepentirse de haber quitado vidas por el sólo placer de tirar unos cuantos perdigones… Porque, al fin y al cabo, mi padre era sabio.

Recuerdo también cuando estaba reformando su casa, y que se quedó sentado en la cocina, vigilando un agujero que quería tapar no sin antes haberse asegurado de que los ratoncitos que había visto entrar hubiesen salido… No quería emparedarlos vivos…

Tengo esa imagen en mi mente, mi padre, con el pelo blanco y el mechón rebelde agachado a la espera de ver salir a los ratoncitos (que por cierto, salieron)…

Recuerdo las veces en que compraba estos “chopped” en el Spar, para darles trocitos a modos de chuches a los más de 20 gatos que vivían con él…

Y yo, por aquel entonces, no entendía porque les tenía tanto afecto a sus gatos… Es que se dejaba la vida en ellos, les llevaba a castrar, les llevaba al veterinario si se ponían enfermos, y les daba de comer… Era todo un espectáculo verlo con todos estos gatos “arremolinándose” a su alrededor en un concierto de maullidos…

Si… Eran tiempos dulces, aunque no me diera cuenta…

Y le vi llorar desconsolado cuando “Mirlito” fue envenenado… Y fue entonces, cuando me di cuenta que aquí, las cosas eran distintas…

Cuando supe que algunos ayuntamientos echaban veneno para matar a los gatos callejeros… Era más fácil para ellos matar en lugar de fomentar la castración…

Si… Hoy es un día tonto, un día de melancolía….

Papa tout seul

Libertad de expresión en internet

http://www.periodistas-es.org/libertad-de-expresion/libertad-de-expresion-en-internet-un-derecho-fundamental-segun-la-onu

Libertad de expresión en Internet: un derecho fundamental según la ONU

Viernes 06 de Julio de 2012 18:24
Mercedes Arancibia

PES.- El derecho a la libertad de expresión en Internet no era algo oficialmente reconocido hasta ayer, 5 de julio de 2012, cuando el Consejo de Derechos Humanos de la ONU lo ha incluido entre los derechos fundamentales: “Todo el mundo, sea cual sea su país, tiene derecho a decir lo que piensa en la web”. El organismo internacional ha pedido a todos los estados que los defiendan, así como que garanticen el acceso a la red a sus ciudadanos, independientemente de la existencia de fronteras.

A partir de la propuesta presentada por Suecia, y secundada por un grupo de países (Brasil, Estados Unidos, Nigeria, Túnez y Turquía) que han sabido calibrar la importancia adquirida por Internet, sobre todo a partir de las revoluciones árabes del invierno y la primavera de 2011, y a pesar de la oposición de India y Rusia que no sido suficiente para sabotear la resolución, el resto de los 47 países que forman parte del Consejo –incluidos Cuba y China, reconocido censor de la información en línea- han votado favorablemente el reconocimiento del derecho a la libertad de expresión en Internet, exactamente en los mismos términos en que se reconoce en cualquier otro medio de comunicación o expresión.

Se trata de un resultado de enorme importancia para el Consejo de los Derechos Humanos, ya que es “la primera vez en la historia que Naciones Unidas reconoce la necesidad de proteger y promover los derechos humanos en el mundo virtual, en la misma medida y con el mismo compromiso con que se protegen en el mundo real”, ha manifestado la embajadora de Estados Unidos, Eileen Chamberlain Donahoe, una de las ponentes de la moción. El representante tunecino, Moncef Baati, ha recordado el importante papel desempeñado por Internet en la movilización que el año pasado culminó en su país con la “revolución”, desencadenante de la “primavera árabe”.

El representante chino ha apoyado la resolución precisando que ahora hay que arbitrar sistemas para que todos los usuarios, y en particular los jóvenes, estén protegidos de las páginas perjudiciales y fraudulentas, y sobre todo las pornográficas, las de juegos de azar y las que predican la violencia y promueven la piratería. Para la diplomática estadounidense, el cambio de postura operado en China refleja probablemente “una toma de conciencia de que Internet ha venido para durar, que hoy representa una parte esencial en la economía de los países y que en el futuro será un pilar de desarrollo, en el que conviene tomar parte”.

Hacía varios años que el texto se encontraba en discusión en el seno de la ONU. En 2010, Franck La Rue, entonces Relator especial para la promoción y protección de los derechos a la libertad de expresión y opinión, pidió una legislación internacional para proteger las libertades en el Net, a lo que se opusieron varios estados, entre ellos Cuba y China.

http://www.periodistas-es.org/libertad-de-expresion/libertad-de-expresion-en-internet-un-derecho-fundamental-segun-la-onu

 

Soy un rescatador de animales (de Isabel Couso)

Soy un rescatador de animales.
Mi trabajo es asistir a las criaturas;
Nací con la necesidad de cubrir sus necesidades.

Adopto nuevos miembros de mi familia sin un plan, pensamiento o selección.
He comprado alimento para perros con mis últimos céntimos.
He acariciado una cabeza con sarna con mis manos desnudas;
He abrazado a alguien herido y asustado.
Me he enamorado miles de veces y he llorado sobre un cuerpo sin vida
Tengo animales amigos y amigos de los animales.
No uso a menudo la palabra “mascota”;
Veo a los perdidos a la vera del camino y me duele el corazón.
Llevaría conmigo a un ratoncito o me haría amiga de un buitre.
No conozco a ninguna criatura que no merezca que yo le dedique mi tiempo.
Quisiera vivir para siempre si no hay animales en el cielo.
Aunque creo que los hay.

Nosotros podremos ser los amos de los animales,
Pero los animales se han superado a sí mismos,
Algo que la gente no ha logrado.
La guerra y los abusos me duelen,
Pero algún rescate en las noticias me da esperanzas por la humanidad
Somos un ejército silencioso pero determinado,
Que hacemos la diferencia cada día.

No hay nada más necesario que darle calor a un huérfano,
Nada más regocijante que salvar una vida,
Ni reconocimiento más grande que verlos mejorar.
No hay alegría más grande ver a un bebé jugar, el mismo que hace algunos días estaba tan débil para comer.

Rescato Animales
Mi trabajo nunca termina;
Mi casa nunca está en silencio;
Mi billetera está siempre vacía;
Pero mi corazón está siempre lleno.

En el juego de la vida, NOSOTROS YA HEMOS GANADO.

Isabel Couso

La perra color canela de Arturo Pérez-Reverte (XL Semanal, 22/05/2005)

El perro estaba suelto en la autovía, solo, desconcertado, esquivando como podía los coches que pasaban a toda velocidad. Cuando reaccioné, era tarde. Mientras consideraba el modo de detenerme y sacarlo de allí, lo había dejado atrás. Estacionar el coche con ese tráfico era imposible, así que no tuve más remedio que seguir adelante, mirando por el retrovisor, apenado. Algo más lejos se lo conté a una pareja de motoristas la Guardia Civil: kilómetro tal, perro cual. El cabo movió la cabeza. Nada que hacer, señor. Ocurre mucho. Además, aunque vayamos a buscarlo, no se dejará coger. Nos pondrá en peligro a nosotros y a otros automóviles. Y usted habría hecho mal en detenerse. Además, a estas horas se habrá ido, o lo habrán atropellado. Mala suerte.

Sin duda el guardia tenía toda la razón del mundo, pero yo seguí camino con un extraño malestar, las manos en el volante y la imagen del perro entre los automóviles grabada en la cabeza. Su desconcierto y su miedo. Sintiendo, además, una intensa cólera. Supongo que mientras los automovilistas esquivábamos a ese pobre animal de ojos aterrados que no sabía cómo franquear las vallas y quitamiedos de la carretera, algún miserable regresaba a su casa o seguía camino de su lugar de vacaciones, satisfecho porque al fin se había quitado de encima al maldito chucho. No es lo mismo un cachorrillo en Navidad, en plan papi, papi, queremos un perrito -cuántos perros condenados a la desgracia por esas palabras-, que uno más en la familia al cabo del tiempo: veterinario, vacunas, dos paseos diarios, vacaciones, etcétera. Entonces la solución es quitárselo de encima. Posiblemente así lo decidió el dueño del perro que estaba en la autovía: una parada en el arcén y ahí te pudras. También es lo que hizo, tiempo atrás, un canalla en una gasolinera de la nacional IV: el dueño de una perra color canela a la que no olvidaré en mi vida. Llevo doce años escribiendo esta página, y no recuerdo si alguna vez hablé aquí de ella. Ocurrió hace tiempo, pero lo tengo fresco como si hubiera ocurrido ayer. Y aún me quema la sangre, porque es de esos asuntos a los que me gustaría poner un nombre y un apellido para ir y romperle a alguien la cara, aunque eso no suene cívico. Me da igual. Con chuchos de por medio, lo cívico me importa una puñetera mierda. Ningún ser humano vale lo que valen los sentimientos de un buen perro.

Les cuento. Mientras repostaba en una gasolinera de la carretera de Andalucía, una perra color canela se acercó a olisquear mi coche, y después volvió a tumbarse a la sombra. Le pregunté al encargado por ella, y me contó la historia. Casi un año antes, un coche con una familia, matrimonio con niños, se había detenido a echar gasolina. Bajó la perra y se puso a corretear por el campo. De pronto la familia subió al coche y éste aceleró por la carretera, dejando a la perra allí. El encargado la vio salir disparada detrás, dando ladridos pegada al parachoques, y alejarse carretera adelante sin que el conductor se detuviera a recogerla. Al cabo de una hora la vio regresar, exhausta, la lengua fuera y las orejas gachas, gimoteando, y quedarse dando vueltas alrededor de los surtidores de gasolina. De vez en cuando se paraba y aullaba, muy triste. Al encargado le dio tanta pena que le puso agua, y al rato le dio algo de comer. Cada vez que un coche se detenía en la gasolinera, la perra levantaba las orejas y se acercaba a ver si eran sus amos que volvían. Pero no volvieron nunca.

La perra se quedó aquí, contaba el encargado. Mis compañeros y yo le fuimos dando agua y comida. El dueño nos dejó tenerla, porque vigila por las noches. Además, hace compañía. Es obediente y cariñosa. Al principio la llamábamos Canela, pero a una compañera se le ocurrió que era como la mujer de la canción de Serrat, y la llamamos Penélope. El caso es que ahí sigue. ¿Y sabe usted lo más extraño? Cada vez que llega un coche, la perra se levanta; y en cuanto se para, se asoma dentro a olisquear. Los perros son listos. Tienen buena memoria y más lealtad que las personas. Fíjese que nosotros la tratamos bien, no le falta de nada y hasta collar antiparásitos lleva. Pero ella sigue pendiente de la carretera. Los perros piensan, oiga. Casi como las personas. Y ésta piensa que sus amos vendrán a buscarla. Cada vez que llega un coche, se acerca a ver si son ellos. Sigue creyendo que volverán. Por eso lleva tanto tiempo sin moverse de aquí. Esperándolos.

Carta enviada a presidencia@conselldemallorca.net

http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2012/09/14/ninos-8-anos-podran-practicar-caza-armas-adulto/793861.html

Muy Sres míos:

Esta carta será corta además de directa.
¿A quién se le ocurre fomentar la práctica cinegética en los niños de 8 años otorgando una subvención de 120.000 euros, cuando ni el Estado, ni la Comunidad Autónoma y tampoco el Consell insular de Mallorca, son capaces de subvencionar los libros de texto de éstos mismos niños?
Con tal subvención, dan ustedes a entender que el fomento de una práctica (cuyos defensores consideran deportiva) violenta es más importante que la cultura para nuestros jóvenes.
¿Qué imagen piensan dar ustedes de nuestra isla? Estamos acostumbrados a encabezar las listas de Comunidades Autónomas con más fracaso escolar de España, y cabía esperar de ustedes medidas y subvenciones destinadas a fomentar y desarrollar las casi inexistentes actividades culturales ofrecidas a nuestros jóvenes.
En lugar de eso, van y dan permiso a éstos niños para aprender a matar, haciendo así el elogio de lo que por muchos es considerado como crimen, permitiendo que tan pequeños, disfruten con la “emoción” de quitar vidas.
A estas edades, les hemos de enseñar a nuestros pequeños a interesarse por el mundo en el que viven, les hemos de educar para que protejan nuestro planeta, porque ellos, son nuestro futuro.
Es absolutamente vergonzoso, y más vergonzoso todavía es el hecho que tan abrumadora noticia se haya visto relegada a un pequeño recuadro en los periódicos mallorquines, cuando tendría que haberse anunciado a bombo y a platillo en primera página de los medios de comunicación.
Estoy convencida que no seré ni la primera ni la última persona en haberse quedado anonada y indignada ante semejante noticia.
A todos estos padres que no saben cómo van a conseguir comprar unos 300 euros de libros de texto a sus hijos, ¿les van a decir ustedes:”lo sentimos, pero hemos subvencionado la caza por 120.000 euros, así que subvencionar la educación, tendrá que esperar?!!
Repito, es indignante que en un contexto económico tan difícil como el actual, el Consell de Mallorca dedique 120.000 a otra cosa que la educación o la Sanidad….

Atentamente,