La gestión del virus ébola en España, vista por una ciudadana de a pie:

Existe un virus mortífero nacido en África y cuyos portadores suelen ser primates.

Al comer los humanos la carne de nuestros primos (los susodichos primates), nos infectamos y pillamos el virus.

Al tener contacto con nuestros congéneres, favorecemos la propagación de la enfermedad.

Hasta allí llegan mis conocimientos de esta enfermedad, a los que he de añadir los que me proporcionó el libro de Robin Cook (Virus).

Debido a su alto grado de mortalidad, esta enfermedad asusta a tod@s. Lo que pasa es que hasta hace poco, el virus ébola se mantenía lejos de Europa, y mataba “solo” a los Africanos (dícese de los habitantes del continente Africano), quedándose así bien lejos de nuestros países civilizados. Total, nosotros países desarrollados no íbamos a preocuparnos por los Africanos, si acaban muriendo por hambruna o por guerra (esto es ironía o sarcasmo)… Hace unos meses, se inició una epidemia, y los países civilizados empezaron a temer el espectro de la pandemia.

Ahora bien: surge el tema de dos ancianos, misioneros españoles, enfermos del dichoso virus.

Dado que en España tenemos un gobierno la mar de competente, se decide repatriar a estos dos pobres moribundos y hospedarlos en un hospital madrileño que no cuenta con los equipamientos (trajes para personal sanitario, habitación estéril o cómo se llame eso, y protocolo de actuación definido para estos casos) necesarios y tampoco con el nivel de seguridad idóneo (nivel P4).

Nuestro “súper-gobierno-súper-competente” deja a estos dos enfermos a los cuidados del personal sanitario de dicho hospital quién les cuida y les atiende hasta su muerte.

Y digo yo: dado que el fallecimiento era previsible, ¿no hubiese sido más fácil enviar morfina u otros medicamentos para que estos ancianos fallecieran sin demasiado sufrimiento en África, ayudando a la vez a la población autóctona infectada a sobrellevar la enfermedad?

O sea, se deja morir a los africanos allí, y se repatría a dos misionarios cuya muerte era más que anunciada….

Y pasó lo que debía pasar: Una enfermera española se contagió.

Allí viene lo que deja flipado a toda España menos (claro está) a nuestro “súper-gobierno-súper-competente”:

La enfermera se va de vacaciones, presenta oposiciones, sale a comprar y hace vida normal durante 10 días. La pobre se encuentra un poco febril, y llama a su hospital donde la remiten a su habitual centro de salud… Sale del centro de salud con una receta de paracetamol…

Unos días después, encontrándose peor, vuelve a llamar al hospital donde es empleada, y estos cretinos la remiten al hospital que le pertenece por proximidad. La mujer se va dicho hospital, pasando por Urgencias, y varios servicios hasta que sus ineptos superiores se dignen en ingresarla donde toca: EN AISLAMIENTO.

Tenemos entonces a la PRIMERA CONTAGIADA DE TODA EUROPA EN ESPAÑA, por culpa de unos gobernantes que son unos ineptos, empezando por la máxima autoridad de salud en España: Ana Mato, de la que no hemos visto el pelo últimamente…

A todo esto, para acabar la “faena”, las “autoridades competentes” deciden sacrificar a Excalibur, el perro de la pareja.

A pesar de los esfuerzos, de la movilización ciudadana, y de las presiones, hoy HAN MATADO A EXCALIBUR….

El marido de la enfermera hizo un llamamiento para que le ayudásemos todos a salvar la vida de su compañero… Hemos fallado. El pobre hombre se encuentra aislado, con su mujer gravemente enferma por culpa de nuestro gobierno, y encima, le matan al perro que intentó salvar con todas sus fuerzas…

Una última aclaración: a los que digan que solo nos preocupamos de animales, les diré lo siguiente:

¿Acaso el gobierno se preocupó de las personas cuando trajo a los dos misioneros moribundos, a sabiendas que se iban a morir y que para más inri NO TENEMOS INSTALACIONES ADECUADAS???

¿EHHHH??? ¿Se preocupó de las personas el Gobierno de España????

EXCALIBUR

Anuncios