ROBIN MURIÓ SOLO…

Erase una vez una señora alemana llamada Pippa(*) cuyo perro se llamaba Robin. 

Vivía con su pareja Pepe(*) quién tenía ciertos problemas con lo que los Indios de América llamaban “agua de fuego”… 

Pippa estaba muy enferma, hasta tal punto que falleció este verano. Pero amaba mucho a su perro Robin, que se quedó solo con Pepe. 

Una amiga mía, que llamaré Elsa(*), le comentó varias veces a Pepe, que en caso de problemas para cuidar de Robin, bastaba con avisarla y ella se encargaría de encontrarle una buena casa al perrito. 

Sin saber muy bien como ni porqué, Robin fue llevado a una finca aislada, cerca de Llubí. Ni hace falta decir que, al verse solo allí, el perro se largó pitando, con ganas de comerse el mundo… 

Lo que os cuento a continuación, es lo que me explicó mi amiga Elsa(*), y, por supuesto, esta historia puede tener otra versión aparte de la suya. 

Yo confío plenamente en el relato de mi amiga, dicho esto, entiendo que algunas personas prefieran oír la versión del Centro de Protección Animal donde ocurrieron los hechos aquí expuestos: 

Esta historia viene a ser la típica cantinela de “es su palabra contra la mía”. 

Sin embargo, aquí, relataré fríamente los hechos que me fueron expuestos: 

Martes 12.11.2013: 

  • Aparece Robin, solo, en la carretera Llubí – Santa Margarita y lo recoge el CEPAD (perrera de la Fundación Natura Parc, en Santa Eugenia)
  • El perro es llevado a las instalaciones del CEPAD y se le hace la correspondiente foto (debajo de este artículo).
  • Una amiga de Elsa(*), que suele mirar siempre las fotos de los animales entrados en el CEPAD lo ve y la llama por la tarde, por si reconoce al perro.
  • Elsa(*) se da cuenta que se trata de Robin, el perro de Pippa(*) la conocida suya fallecida este verano.
  • Inmediatamente quiere sacar al perro.

Miércoles 13.11.2013: 

Elsa(*) llama al CEPAD donde preguntan a nombre de quien está el chip. Elsa(*) explica el caso, y expresa su deseo de sacar al perro. Le comentan que necesitará los papeles de defunción, ella dice que lo gestiona. 

Jueves 14.11.2013: 

  • Elsa(*) localiza a Pepe(*), el “dueño” de Robin, y le pide los nº de teléfono de los 3 hijos de la señora alemana fallecida, para ver si le pueden facilitar documentación.
  • Ese mismo día, Elsa(*) avisa a su amiga Marga(*), quien conoce también muy bien al perro de que el animal está en el CEPAD (perrera de la Fundación Natura Parc, en Santa Eugenia).
  • Por la tarde, llaman al CEPAD diciendo que no pueden venir a por Robin el viernes (Marga por razones médicas y Elsa por trabajo).
  • Desde el CEPAD, les informan que podrán venir el sábado a las oficinas.
  • Elsa(*) llama al ayuntamiento, para explicar el caso del animal que tiene chip a nombre de una persona fallecida, a ver qué pueden hacer. El ayuntamiento le sugiere que se pase el lunes siguiente para intentar arreglar este problema.
  • Entre tanto, Marga (*) consigue un hogar para Robin.

Sábado 15.11.2013:

  • Marga(*) se presenta en las oficinas del CEPAD para recoger a Robin que se encuentra en la perrera.
  • Marga(*), quien camina con muleta, insiste en ir a ver al perro y sacarlo de donde esté por qué llueve mucho y no quiere que el animal se moje (en fin, preocupaciones de amantes de los animales).
  • Le contestan, muy solícitos, que no hace falta, puesto que no le irá bien caminar por allí con la muleta, y que le van a traer a Robin aquí mismo.
  • Robin llega, metido en un transportín.
  • El perro babea, tiene los ojos secos, y no reconoce a Marga(*) a pesar de conocerla bien. Tampoco se puede poner en pie.
  • Marga(*) se altera mucho, la veterinaria le comenta que se le ha puesto un antibiótico.
  • Marga(*) quiere llevarse al perro y se le informa que es imposible dado que el animal no es suyo, que tiene chip, etc.
  • Marga(*), todavía más alterada llama a Elsa(*), quien llama a su vez a la Fundación Natura Parc.
  • La respuesta es la misma: NO se pueden llevar a Robin.
  • Marga(*) quiere sacar unas fotos del perro, pero no se lo permiten.
  • Marga(*), que ya está totalmente preocupada y hundida, propone 20 euros para que alguien vigile al perro de modo que no pase el domingo solo (que no fueron aceptados por qué otra persona presente le dijo a Marga(*) que se guardar el dinero).

Lunes 17.11.2013: 

  • Sobre las 10:30, Elsa(*) llama a CEPAD (perrera de la Fundación Natura Parc, en Santa Eugenia) para pedir noticias de Robin. No está la veterinaria, la persona que atiende el teléfono de la oficina le dice que le devolverán la llamada.
  • Sobre las 12:30, viendo que no la llaman, Elsa(*) vuelve a llamar. Le comenta la veterinaria que “este perro ha comido veneno”.
  • Elsa(*): “¿Cuándo???? Ningún veneno tarda 4 días en declararse, y de ser así, significaría que han dejado al animal sufrir hasta que alguien dijera que vendría a por el perro, y todo el domingo solo, sufriendo en el frío y bajo la lluvia”.
  • Elsa(*) pregunta cuando puede venir a por Robin.
  • Al final le contestan que está muerto.
  • Por lo tanto, Elsa(*) contesta que igualmente, quiere venir a por el cuerpo, para poder enterrarlo.
  • Le contesta la veterinaria que hoy (lunes) no puede ser, por qué tiene papeles y gestiones que hacer.

Martes 18.11.2013: 

  • Elsa(*) vuelve a llamar para ir a por el cuerpo. La veterinaria le contesta que ya lo ha incinerado.
  • Elsa(*) se indigna, diciendo que han dejado al perro sufrir solo todo el domingo, que esto no es ético, haberlas dejado llevarse a Robin el sábado, aunque fuera para dormirle para siempre.
  • Elsa(*) insiste, arguyendo “¿con que derecho has incinerado al perro si tenía chip?”. A esta pregunta, se le contesta que no tenía propietario (fallecida) por lo tanto tenía derecho. A lo que Elsa(*) más indignada si cabe contesta que esto no es así, que la veterinaria no tiene ningún derecho más que el que Elsa(*) podría tener.

Repito una vez más que los hechos relatados aquí se corresponden con lo que me contó mi amiga Elsa(*) cuya palabra NO PONGO EN DUDA. 

Sin embargo, sé que en estos casos, las cosas acaban en plan “es tu versión contra la mía”. 

Por ello, después de leer este post que intenté escribir de manera totalmente imparcial, vosotr@s mismos podréis decidir qué opinar del tema… 

(*) nombres ficticios por iniciativa mía

Imagen

Anuncios

9 pensamientos en “ROBIN MURIÓ SOLO…

  1. Información desde el CEPAD por el caso de Robin.
    Desde el CEPAD y habiendo leído el comentario publicado en este blog, pasamos a darles a conocer nuestra versión:
    – Día 5 de noviembre, se recoge a petición de la Policía Local de Santa Margarita un perro con microxip en las instalaciones municipales (no en la carretera), el cual se instala en el CEPAD haciéndole revisión veterinaria y tratamiento de entrada (desparasitación interna y externa).
    – Entre los días 5, 6 y 7 de noviembre, se intenta contactar con el propietario a través de los datos del microxip. No se logra contactar con el propietario.
    – Día 7 de noviembre, se solicita al COVIB más datos del propietario. Igualmente se solicita al Ayuntamiento que notifiquen por escrito al propietario (carta certificada) que su animal ha sido encontrado y depositado en el CEPAD.
    – Día 11 de noviembre, recibida comunicación del Ayuntamiento informando que inician los trámites oportunos.
    – Día 13 de noviembre por la tarde, nos llama una señora amiga de la propiedad del animal, informándonos que la propietaria falleció y su pareja tiene problemas de adicción (poseedor del animal hasta el momento de su pérdida). Que quiere llevarse el perro adoptado, pero en el CEPAD se le informa que no es posible al ser un animal con microxip y se han de realizar los trámites administrativos. Nos comenta que intentaran hablar con los familiares alemanes de la fallecida.
    – Día 15 el CEPAD habla con el Colegio de Veterinarios, informándonos que para dar el animal en adopción, es necesario: la hoja azul del alta del chip o la publicación en el BOIB o un certificado de defunción.
    El mismo día nos comunicamos con el ayuntamiento para ver si es posible recibir un certificado de defunción.
    El Ayuntamiento nos informa que han comprobado que la señora tenía residencia en el municipio, pero que era necesario saber en qué hospital murió para poder conseguir el certificado de defunción.
    El mismo día, hablamos con la amiga (llamémosla Maria) de la difunta informándole del tema, para ver si ella sabía en qué hospital falleció la propietaria. Dicha amiga nos comenta que no sabe en qué hospital murió, que intentará saberlo y hay una segunda sra. que está ayudando con el tema (llamémosla Juana). Le solicitamos el teléfono de “Juana” para ver si podemos averiguar dónde murió la propietaria y seguir con los trámites, pero Maria se niega en redondo a facilitarnos dicho teléfono.
    María nos comenta el día 15 por la tarde que quiere venir a ver el animal, pero que no puede venir en horario de apertura de instalaciones, por lo cual, le decimos que venga el sábado día 16 de noviembre fuera del horario de apertura.
    – Día 16 a primera hora, la veterinaria del CEPAD encuentra al perro con síntomas de enfermedad, lo revisa, lo ubica en cuarentena y le administra medicación.
    El animal tiene control veterinario continuado durante el sábado (mañana y tarde) y el domingo día 17 (mañana). Lamentablemente el animal fallece el domingo por la mañana.
    El mismo día 16, “Maria” viene a visitar el animal. Al tener problemas de movilidad, le informamos que para entrar a ver los animales en las instalaciones cubiertas, ha de pasar por el parking del CEPAD y al estar lloviendo, le informamos que le subiremos el animal a las oficinas para que pueda verlo.
    Se le enseña el animal que estaba en tratamiento y que mostraba síntomas de enfermedad. La veterinaria en ningún momento habla que el animal haya podido ingerir veneno.
    La señora quiere llevarse el perro, a lo que le informamos que nos posible al no ser la responsable legal del animal.
    La señora intenta dar 20€ al técnico del CEPAD como donación, el cual no lo acepta ya que no aceptamos donaciones.
    – Lunes día 17, recibimos la llamada de María para conocer el estado del animal. La veterinaria le llama cuando le es posible y le informa que el animal murió el domingo por la mañana.
    Nos acusan telefónicamente, e incluso nos llama “Juana” llamándonos asesinos.
    El mismo día el animal es llevado a incinerar.
    – Martes día 18 se informa a la Sra. María que el perro se llevó a incinerar. Y hablando con el representante del CEPAD, éste le comenta que tanto ellas como nosotros lamentamos que el perro haya muerto, pero que al no ser la representante legal del animal no tenía derecho (ni nosotros autorización) para entregarle el perro en adopción ni sus restos una vez fallecido.
    Desde el CEPAD garantizamos que el animal, mientras estuvo gestionado en nuestras instalaciones, tuvo cuidados y atención veterinaria constante ante cualquier factor externo.
    Igualmente, desde el CEPAD informamos que no vamos a permitir ningún tipo de insulto o injurias hacia nuestros trabajadores, como se ha visto durante la gestión de este caso.
    Este es el único y último comentario que hará el CEPAD al respecto en este blog.
    Quedamos a su disposición
    Javier Álvarez
    CEPAD

    • Hay tres cosas que no entiendo: 1) el perro entró bien, se le hizo el reconocimiento veterinario de entrada sin apreciársele ninguna patología ni ponerle ningún tratamiento, en la foto tiene buen aspecto: ¿cual fué esa enfermedad tan grave y fulminante que cogió en la perrera y que acabó con él en dos días? ¿hay algún informe veterinario? ¿hay mas animales en esa situación?; 2) si el perro ya tenía síntomas evidentes de estar muríendose el sábado ¿por qué le dejaron agonizando el fin de semana en una jaula en lugar de sacrificarlo?; 3) ¿y esos extraños protocolos de entrega de animales? ¿por´qué iba a ser válido un certificado de defunción para entregar el perro a otra persona? puestos a exigir algo, tendría que ser una declaración de herederos que especifique a quien pertenecen ahora los bienes de la difunta, -no entiendo los criterios ¿se pueden consultar los protocolos en algún sitio?-. Si permitieran la colaboración de voluntarios, al menos ese perro no hubiera muerto de forma tan tristísima.

    • Por favor Javier como amante de los animales me gustaria q contestaras a las preguntas q te hacen varias personas y q veo no se ha dado respuesta por vuestra parte.
      Ultimamente estoy leyendo muchisimos comentariosno muy bueno en cuanto a vuestras instalaciones y el trato q estan recibiendo los animales y la verdad q si eso es cierto me entristece muchisimo porque ya bastante tienen esos animalitos con ser abandonados y tener q estar en jaulas como para q vosotros q soy una posible salvacion no cuideis de ellos como se merecen y que ademas es vuestro trabajo. Se supone q todos los q trabajais en un sitio asi amais a los animales .
      En el caso de Robin yo tambien hay cosas q no entiendo. Lo del papeleo burocratico lo puedo entender, todo deberia ser mucho mas facil, tanta tecnologia informatica y no nos sirve para nada en muchas ocasiones pero por que os entra un animal con aspecto completamente sano y 15 dias despues muere en vuestras instalaciones? La verdad es q sin q nos deis una explicacion no nos parece muy normal De que murio? Eso si lo sabe el veterinario.
      Bueno espero q nos deis una explicacion veridica que seguramente la tiene.

  2. Javier Álvarez, te haremos sólo algunas preguntas (por abreviar): 1º) ¿Cómo es posible que un perro que tenía buen aspecto en las fotos de pocas horas antes, enfermara “tan gravemente” y hasta tal punto que “falleciera” poco después? ¿Casualidad? Conociendo vuestras instalaciones, vuestra “sensibilidad” hacia los perros que tú llamas “simples propiedades privadas”, y vuestro trato a los animales allí encerrados, siceramente, lo dudamos mucho; 2º) ¿Por qué no facilitásteis el cadáver a la persona que lo reclamaba y que disponía de la documentación del animal así como de un certificado de defunción de su anterior propietaria? ¿No interesaba que se constatara qué -por ejemplo- ese pobre perro hubiera muerto a causa de las condiciones en que se vio obligado a malvivir durante su cautiverio en Natura parc? ¿O quizá fue que no interesaba que se contsrara que había muerto sacrificado cuando quizá no era “necesario” sacrificarle? ¿Os negásteis -evidentemente- para evitar una autopsia realizada por un veterinario independiente?; y 3º) ¿Crees realmente que la falta de transparencia va a permitiros durante mucho más tiempo la semi impunidad con la que dais carpetazo a este tipo de asuntos?

  3. Javier Álvarez, antes de contestarte, debo decirte que no pierdo de vista que consideras a los animales como “cosas” y “propiedades privadas”. Por tanto, intentaré hablarte en tu lenguaje, porque en caso contrario no me entenderías.
    1) Para empezar, basta un poco de humanidad para no ampararse en excusas burocráticas en un caso tan extremo como este.
    2) Para continuar decirte que, con buena voluntad, se pueden encontrar resquicios para encontrar una solución humanitaria para un caso como este. Porque para realizar la entrega de una “cosa” (en este caso, el pobre Robin) a una persona que no es su legítima propietaria, bastaría con que esa persona hubiera hecho una declaración jurada ante Notario, exponiendo la situación, identificando la “cosa” (con el número de chip e incluso incorporando al acta una foto) y comprometiéndose de forma fehaciente a entregar la “cosa” a su legítimo propietario (o a sus herederos) en caso de que compareciera y reclamara la “cosa”, exonerando de responsabilidad al CEPAD (=Natura Parc) y comprometiéndose al abono de una indemnización por daños y perjuicios en caso de no ser diligente con la custodia de la “cosa”.
    3) Si sois tan puristas que no podéis entregar un perro a alguien que no es su legítimo propietario ni en un caso extremo como este ¿por qué no sois igual de puristas a la hora de conservar ese perro? Porque te diré que el perro vivo era igual de “propiedad privada” que el perro muerto. Y los legítimos propietarios de esa “propiedad” tenían derecho a que la misma les fuera entregada, por mucho que fuera en forma de cadáver.
    Conclusión: vuestra versión de los hechos atufa.
    Por cierto, después de haber visto vuestras instalaciones y las condiciones en las que se encuentran allí los animales, creo que Robin murió SOLO y creo que Robin murió DE MALA MANERA.
    Y sabiendo lo que os pagan los municipios (sí, lo sé: tengo contactos y muchos se van de la lengua), Robin (y todos los animales desgraciados que caen en vuestras redes) podría haber estado como un Príncipe en el Ritz.

  4. Veo que el representante de Natura Parc debe estar muy ocupado, porque no se ha dignado en contestarme. Será porque es verdad el relato que nos da larubia??????

    • Hola a todos
      Yo conoci a robin, hasta que un mal dia desaparecio. Pero lo que si puedo decir, es que era un perro completamente sano y feliz.
      Casi todas las mañanas estaba esperando a su dueño, a la entrada del bar donde pepe tomaba su cafe.
      Lo senti mucho por el perro, por su dueño, y por todas las personas que intentaron ayudale.
      Encuentro patetico, todo el escrito del representante de naturapark, ya que hace poco, que casualidad, sufri en mis carnes el abuso de autoridad de esta gente y lo mentirosos pateticos e incluso me puedo permitir la palabra ladrones, insensibles i vuelvo a repetir ladrones. Ellos y gente que trabaja para el mismo naturapark.
      Pero como es una historia bastante larga y no quiero dejarme los detalles esperare a contarla cuando tenga tiempo.
      Me gustaria tanto que alguien pudiera hacer alguna cosa para que todo esto no ocurriera….
      Parece mentira, que gente como esta, este respaldada por el gobierno y otras instituciones, como ayuntamientos etc…
      Sitios como naturapark tendrian que desaparecer porque estan muy lejos de poderse llamar fundacion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s